Dilemas morales

Dilemas morales para alumnado de 3º y 4º de la ESO
Tema: Revolución y utopía

En los centros educativos inscritos, siguiendo el tema propuesto y las directrices marcadas por la comisión organizadora de la Olimpiada Filosófica de Canarias, el profesorado realizará el trabajo con su alumnado. Los alumnos deberán exponer la solución argumentada a un dilema moral elegido de entre los dos que propone el comité organizador, y que guardan relación con el tema propuesto. La solución tendrá una extensión máxima de tres páginas (6.200 caracteres con espacio o 1.200 palabras). El profesorado seleccionará los mejores ejercicios, teniendo en cuenta la claridad expositiva, el rigor argumentativo y la originalidad personal. Cada centro educativo podrá seleccionar como máximo dos dilemas, que serán reenviadas por correo electrónico antes del 1 de febrero de 2018 a las 12:00 de la noche a:

olimpiadafilosoficacanarias@gmail.com 

Para asegurar la imparcialidad del jurado, los ejercicios que se envíen no incluirán el nombre del alumno o alumna ni el centro al que pertenece. No se admitirá ningún ejercicio donde aparezcan estos datos.

Los dilemas  respetarán el siguiente formato:

Tipo de letra: Times New Roman
Tamaño: 12 puntos
Margen izquierdo y derecho: 3 cm.
Margen superior e inferior: 2,5 cm.
Espacio interlineal: 1,5

    El jurado seleccionará un máximo de ocho dilemas como finalistas. El 18 de febrero se hará pública la lista de finalistas.

    La Final de la V Olimpiada Filosófica de Canarias se celebrará el día 18 de marzo de 2018 en la Universidad de La Laguna. En la fase final se planteará un último ejercicio que consistirá en el planteamiento de un dilema moral, siendo el objetivo de la tarea que el alumnado finalista ofrezca una solución razonada y argumentada a los mismos, contando para esta tarea con 90 minutos.

    Quien gane la V Olimpiada Filosófica de Canarias participará en la V Olimpiada Filosófica de España, que se celebrará en Extremadura en abril de 2018.


    Criterios de corrección:
    Los criterios de corrección de los dilemas morales en la V Olimpiada Filosófica de Canarias serán los mismos que los de la V Olimpiada Filosófica de España. Pueden consultarse en el siguiente enlace.

    En ese enlace también figuran las normas de realización y un ejemplo de la prueba.


    Dilema 1

    Gara es una chica de 15 años, hija de una profesora de instituto que participó activamente en el Movimiento 15M, conocido como el movimiento de los indignados. En esa época, Gara tenía 9 años y no era muy consciente de lo que estaba ocurriendo durante las asambleas celebradas en  la plaza de su pueblo diariamente. Su madre parecía muy ilusionada con la posibilidad de cambiar el mundo, proponiendo acciones que acabaran con el bipartidismo PPSOE o que exigieran una auténtica separación de poderes bajo el lema ¡Democracia Real YA! A Gara todo aquello le resultaba incomprensible a su edad y, sin embargo, dejó en ella un sentimiento de esperanza en que un mundo más justo era posible además de deseable. Su amiga Lorena es un poco mayor que ella y habitualmente pierde los papeles cuando no encuentra argumentos para defender su postura. Lo único que recuerda Lorena de esa época son los comentarios de su abuelo al respecto y la gracia que le hacía que éste llamara a los indignados “perros-flauta”.

    Un día me las encontré en el parque. Discutían sobre la posibilidad de que el panorama social actual cambiara de tal manera que se pudieran alcanzar metas que por el momento resultan irrealizables si tenemos en cuenta cómo está el mundo (sexismo, diferencias entre ricos y pobres, desigualdad en el acceso a la comida, a la sanidad y la educación, a una vivienda digna, a un medio ambiente saludable, etc.) y cuál sería la manera más adecuada de propiciar ese cambio. Mientras Gara confía en toda la gente que ahora mismo está organizada en colectivos que tarde o temprano terminarán por hacer cambiar las leyes, así como nuestra manera de pensar y de relacionarnos (grupos de consumo, monedas sociales, escuelas libres, plataformas STOP desahucios, plataformas STOP cláusula suelo, grupos ecologistas y feministas, etc.), Lorena cree que los que tienen el poder en sus manos no van a permitirlo y, por lo tanto, habría que quitarles el poder mediante la fuerza.

    Oírlas me hizo pensar en todo ello y todavía no lo tengo muy claro. Sí tengo claro que un mundo mejor es deseable y que me gustaría poder hacer lo posible para conseguirlo. Pero ¿el mero  deseo lo hará real? ¿Tú qué harías si quisieras un mundo más justo? ¿Formarías parte de un movimiento que realice pequeños cambios para cambiarlo todo? ¿O de uno que suponga un cambio radical y drástico en nuestras formas de organizarnos y de pensar en la actualidad? ¿Llegarías a emplear la violencia si lo creyeras necesario?
     

    Dilema 2

    En su informe de enero de 2017, titulado “Una economía para el 99%”, la Confederación Internacional Oxfam (integrada por 22 organizaciones no gubernamentales que llevan a cabo acciones humanitarias en 94 países), pone de manifiesto que a nivel mundial las diferencias entre los más ricos y el resto de la población se han acentuado, subrayando que “la súper concentración de riqueza sigue imparable. El crecimiento económico tan solo está beneficiando a los que más tienen. El resto, la gran mayoría de ciudadanos de todo el mundo, y especialmente los sectores más pobres, se están quedando al margen de la reactivación”.

    El citado informe de Oxfam califica la situación actual de “crisis mundial de desigualdad”, y para respaldar esta apreciación aporta los siguientes datos:
    • Desde 2015, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el resto del planeta.
    • Actualmente, ocho personas (ocho hombres en realidad) poseen la misma riqueza que 3.600 millones de personas (la mitad de la humanidad).
    • Durante los próximos 20 años, 500 personas legarán 2,1 billones de dólares a sus herederos, una suma que supera el PIB de la India, un país con una población de 1.300 millones de personas.
    • Los ingresos del 10% más pobre de la población mundial han aumentado menos de 3 dólares al año entre 1988 y 2011, mientras que los del 1% más rico se han incrementado 182 veces más.
    • El director general de cualquier empresa incluida en el índice bursátil FTSE 100 gana en un año lo mismo que 10.000 trabajadores de las fábricas textiles de Bangladesh.
    • Un nuevo estudio del economista Thomas Piketty revela que en Estados Unidos los ingresos del 50% más pobre de la población se han congelado en los últimos 30 años, mientras que los del 1% más rico han aumentado un 300% en el mismo periodo.
    • En Vietnam, el hombre más rico del país gana en un día más que la persona más pobre en diez años.

     “Si sigue esta tendencia (continúa el informe), el incremento de la desigualdad económica amenaza con fracturar nuestras sociedades, (pues el sistema socioeconómico actual) incrementa la delincuencia y la inseguridad, socava la lucha contra la pobreza y hace que cada vez más personas vivan con más miedo y menos esperanza”.

    Imagina que una organización clandestina internacional ha logrado reunir el suficiente respaldo económico, político, militar y social como para poner en marcha una revolución que conduzca a la implantación de una utopía global que dé lugar a un nuevo orden mundial denominado Neotopía, la cual pretende establecer la igualdad y la justicia social en todo el mundo. En Neotopía no habrá diferencias socioeconómicas y todos los seres humanos serán tratados de forma absolutamente igualitaria, de tal forma que la situación mundial descrita por el informe de Oxfam, reseñado anteriormente, pasará a formar parte de un pasado doloroso e inhumano que podría ser considerado como la “prehistoria de la humanidad”.

    Pero para alcanzar los objetivos planteados en el programa político de Neotopía, resulta completamente necesario adoptar, entre otras, las siguientes medidas:
    1. Será necesario impulsar una revolución política a nivel mundial, en la que será inevitable recurrir al uso de la violencia para enfrentarse a todo aquel que se oponga al advenimiento del nuevo orden socioeconómico internacional: Neotopía se presenta como una alternativa más justa que el actual sistema, pero cuenta con enemigos poderosos que se resistirán a su implantación.
    2. Cuando triunfe la revolución, y en nombre de la justicia social, habrá que perseguir y castigar a todo aquel que se vea como un potencial enemigo de los valores supremos proclamados en Neotopía.
    3. Una vez se haga realidad el sueño de la nueva utopía, habrá que limitar, e incluso eliminar, las libertades individuales (libertad de expresión, de asociación, de circulación, libertad económica, etc.) pues no se podrá permitir que nadie, haciendo uso de su libertad personal, pueda poner en riesgo los logros alcanzados en Neotopía. No en vano, en la nueva sociedad ideal los intereses generales se considerarán siempre prioritarios frente a los derechos individuales.

    Teniendo en cuenta la actual situación del mundo (descrita en el informe de Oxfam Internacional), así como los objetivos planteados por Neotopía y los medios a los que habría que recurrir para alcanzarlos, ¿te parece aceptable que se ponga en marcha la revolución que conducirá a la nueva utopía global?
     

    4 comentarios: